Nuestra Historia

HISTORIA DEL PROYECTO Y LA REVISTA CONVIVENCIA.

ANTECEDENTES Y CONTINUIDAD

El actual Centro de Estudios Convivencia (CEC) es heredero y continuador del extinto Centro de Formación Cívica y Religiosa (1993-2007) y su revista Vitral en la primera etapa (1994-2007). Por tanto tenemos una experiencia de más de 20 años.

En el verano de 1993 el Consejo Pastoral de la Diócesis de Pinar del Río recomendó al Sr. Obispo Mons. José Siro González Bacallao la fundación de un Centro de Formación Cívica y Religiosa (CFCR) que tenía como objetivos:

  1. Contribuir a la reconstrucción de la persona humana, despersonalizada por el daño antropológico que provoca el totalitarismo.
  2. Contribuir a la reconstrucción del tejido de la sociedad civil, desarticulado por el Estado a partir de 1959.

El CFCR llegó a tener:

  • Consultoría Jurídica, Sicológica y Familiar
  • Grupo de Economistas
  • Grupo de Educadores
  • Grupo de Informáticos
  • Patrocinó un Grupo de Música llamado “Ágape”
  • Fundó un Aula de Computación, un Aula de Música, una “Escuelita” de niños en que se impartían clases de matemáticas, español, computación, inglés, educación artística, y educación cívica, animada por una comunidad educativa formada por padres, educadores y educandos, para poner en práctica la visión de “Proyecto educativo para Cuba que surgió” de un Itinerario de Pensamiento que organizó el CFCR

A un año de comenzar a funcionar el CFCR, el 3 de junio de 1994 nació la revista sociocultural Vitral con el objetivo de brindar un espacio para la libertad de expresión y un medio para difundir el pensamiento creado por el Centro Cívico.

Portada del No. 1 de la revista Vitral.

Esta revista bimestral de alrededor de 60 páginas, llegó a distribuir 12 mil ejemplares en toda Cuba. Su lema: “La libertad de la luz”. Convocó a un Concurso literario anual y público en Ediciones Vitral 71 títulos. Publicó, además, la revista infantil trimestral Meñique. Recibió el 8 de diciembre de 1999 el Premio principal Príncipe Claus para la Cultura y el Desarrollo en el Palacio Real de Ámsterdam, de manos del propio Príncipe Claus de los Países Bajos.

La Reina Beatrix y el Príncipe Claus entregan a Dagoberto Valdés y la revista Vitral el Premio Príncipe Claus. 

Después de 14 años de servicio, el día 21 de marzo de 2007, el entonces nuevo obispo de Pinar del Río, decidió la extinción del Centro de Formación Cívica y Religiosa (CFCR) y la intervención de la revista Vitral en reunión efectuada en el Obispado de Pinar del Río con el equipo diocesano del Centro. En esa reunión se acordó colocar en la próxima revista Vitral (www.vitral.org), No. 78, la siguiente nota que saldría con fecha 8 de abril de 2007, Domingo de la Resurrección del Señor: “Por razones de recursos, la redacción de Vitral informa a los lectores, que no puede garantizar más la salida de la revista”.

Los laicos del Consejo de Redacción de la revista Vitral al constatar el cambio de perfil editorial, se vieron en la necesidad de renunciar y a partir de ahí se extinguió el CFCR y prosiguió la edición de una revista con el mismo nombre de Vitral pero con otro perfil editorial, otro diseño y otro consejo de redacción que hoy día sigue el mismo numeral de su predecesora.

El 15 de octubre de 2007 se funda el Proyecto Convivencia en la casa de la familia Toledo López comenzado con unas tertulias de formación cívica cada martes tal como se hacía en el CFCR. El 15 de febrero de 2008 sale a la luz de Internet una nueva revista sociocultural de pensamiento llamada Convivencia (www.centroconvivencia.org). Su lema: “Un umbral para la ciudadanía y la sociedad civil en Cuba”.

Portada del No. 1 de la revista Convivencia.

En menos de un año nacía un nuevo proyecto de formación cívica y una nueva publicación esta vez totalmente independiente del Estado, de la Iglesia y de cualquier agrupación política. Es un proyecto de la sociedad civil incipiente. Así seguía la saga del incomparable Comité “Todo por Pinar del Río”. Podemos leer en el primer Editorial de Convivencia su propia carta de presentación:

“Convivencia: un umbral para la ciudadanía y la sociedad civil en Cuba.”

“Convivencia es una publicación digital de carácter sociocultural, plural, participativa, respetuosa de las diferencias y promotora de una sana diversidad en la que cada persona encuentre un espacio para compartir criterios y mejorar la vida.

Aspiramos a que Convivencia sea una casa abierta y compartida por cubanos y cubanas de la Isla y de la Diáspora. Signo y adelanto del hogar común que debemos reconstruir y reconciliar entre todos. No importa la dimensión del aporte. Creemos en la fuerza de lo pequeño.

Queremos ser un espacio de debate público, transparente y propositivo que sirva para articular la libertad personal con la convivencia en una sociedad civil autónoma e incluyente. Intentaremos promover la solución pacífica de los conflictos, que son propios de las relaciones humanas. Buscamos y compartimos con los demás, la verdad, que no es patrimonio exclusivo de nadie. No aceptamos el enfrentamiento ni la descalificación de personas, grupos o instituciones.

Tampoco la falsa confrontación entre la sociedad civil y el Estado, ni entre las necesidades personales y la existencia de las imprescindibles instituciones de participación. Consideramos que la gradualidad, la moderación y el diálogo son los mejores caminos para los cambios que Cuba necesita.

Deseamos ser un taller informal para aprender a hilvanar una fecunda convivencia entre lo que escribimos y lo que hacemos, entre liberación personal y estructura social, entre participación responsable y poder como servicio, entre gobernabilidad y gobernanza, entre identidad y cambio, entre cultura y creación, entre historia y porvenir, entre las ciencias, las letras y las artes, entre razón y corazón, entre la certeza y el tanteo, entre el acierto y el error. Conviviendo como somos. Co-creando con todos los cubanos y cubanas una mejor existencia cotidiana.

Somos un sitio no confesional con una inspiración en los valores del humanismo cristiano. Al mismo tiempo, deseamos fomentar el diálogo y la convivencia entre religiones y filosofías, entre creyentes, agnósticos y ateos. Queremos ser un vivero para las diferentes expresiones culturales. No tememos a la diversidad ni pensamos que su fruto es la confusión o el relativismo. Creemos que la apertura cultural fortalece la identidad. Consideramos que el encuentro entre diferentes y la convivencia pluralista enriquece a los seres humanos y contribuye al crecimiento del alma de los pueblos. La unidad puede construirse en la diversidad.

No constituimos, ni pertenecemos a institución, organización o partido alguno. Los miembros de nuestro Consejo de Redacción residen en Cuba. Aunque Convivencia es para todos sin fronteras, deseamos que nuestros primeros destinatarios sean los cubanos y cubanas que viven dentro de la Isla. Esperamos la cooperación de todos para poder llegar a ellos que es, aunque parezca absurdo, lo más difícil. Nuestro sencillo proyecto de comunicación social mira más al futuro que al pasado y desea compartir la actual coyuntura histórica que vive Cuba, con sus cambios y corcoveos, sus miedos y esperanzas, sus retos y desafíos, y tal como expresa su nombre: Convida a tejer y a reanimar el entramado de la sociedad civil en Cuba como escuela de convivencia. Creemos que la sociedad civil es el nuevo nombre de la democracia.

Convoca a encontrar un mínimo de puntos comunes dentro del pluralismo más amplio para crear, entre todos los que lo deseen, un nuevo relato histórico cultural para Cuba que tenga en cuenta las esencias de la narración fundacional cubana y que inserte la novedad que dé sentido, seguridad y esperanza a los nuevos protagonistas de una comunidad nacional serena, plena de realizaciones y pacíficas relaciones en el seno de la comunidad internacional.

Comparte vivencias de personas y grupos que han logrado traspasar el umbral del miedo y de la desconfianza y abren, con su pensamiento y sus obras, proyectos viables de mayor madurez cívica, un creativo empoderamiento ciudadano y un mínimo de confianza para transitar hacia lo nuevo y lo mejor.

Anuncia la celebración anticipada de un hogar nacional “en el que quepamos todos”.

En fin, Convivencia ofrece un pequeño umbral para el futuro de Cuba en el que los cubanos aprendamos a vivir sin miedo la libertad personal y a compartir, sin aislamientos ni miserias, la responsabilidad solidaria de articular espacios de ciudadanía y sociedad civil en los que podamos ser los verdaderos “protagonistas de nuestra historia personal y nacional”.

Pinar del Río, Cuba. 28 de enero de 2008.

Desde 2007, nuestro think tank viene ejerciendo, de forma independiente, incluyente y plural, ese servicio de generación de visión, pensamiento y prospección estratégica y desde hace más de cinco años hemos comenzado, mucho antes de la convocatoria del gobierno, un proceso de creación de pensamiento que hemos llamado “Itinerario de Pensamiento y Propuestas para Cuba”.

De este modo, tratamos de contribuir, desde un espacio alternativo, a buscar salidas para Cuba que se encuentra hoy mismo en un laberinto irresuelto entre los intentos del Gobierno por darle continuidad al sistema totalitario decadente y la pujanza de la creciente sociedad civil que despierta gradualmente y redimensionada por las nuevas TICs y el uso movilizativo de las redes sociales.

Así hemos llamado a nuestro último libro publicado mancomunadamente por Ediciones Convivencia y Editorial Hypermedia (disponible en Amazon): “Cuba busca una salida”. En el prólogo de esa publicación, en la que se recopilan los primeros seis Informes de prospección estratégica del CEC, escribí este símil entre el laberinto de Cuba y la búsqueda de salida del llamado “cuento infantil” de Carroll:

“—Minino de Cheshire —empezó Alicia tímidamente, pues no estaba del todo segura de sí le gustaría este tratamiento: pero el Gato no hizo más que ensanchar su sonrisa, por lo que Alicia decidió que sí le gustaba.

—Minino de Cheshire, ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?

—Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar —dijo el Gato.

—No me importa mucho el sitio... —dijo Alicia.

—Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes —dijo el Gato.”

                                                                                                                                         (Carroll Lewis. “Alicia en el País de las maravillas”.

Cuba, en su actual laberinto de incertidumbres, se asemeja a aquella incierta situación de Alicia en el entramado del bosque: Quiere salir pero no le importa mucho hacia dónde.

La sabiduría, que siempre sonríe al que no le teme, le advierte previsoramente, en voz del gato, que el camino depende del sitio al que quieras llegar.

Martí dijo: «Pensar es prever». «En prever está todo el arte de salvar». «Guiar es prever». «Prever es la cualidad esencial en la constitución y gobierno de los pueblos». (Martí, J. (O.C. Tomo 6, p. 325) («La lección de un viaje». Patria. O.C. Tomo 2. p. 397); (O.C. Tomo 3, p. 425); (O.C. Tomo 6. p. 159).

Por ello el Centro de Estudios Convivencia (CEC), think tank independiente radicado en Pinar del Río, Cuba, que efectúa sus estudios en los dos pulmones de la única nación cubana: Isla y Diáspora, ha querido realizar un «Itinerario de Pensamiento y Propuestas para el futuro de Cuba» con el fin de prever, y proponer a debate público, una visión del futuro a dónde quisiéramos llegar entre todos, para así no volver a caer en las improvisaciones y experimentos del pasado, y poder encontrar los mejores caminos plurales y pacíficos para llegar a ese porvenir democrático, próspero y feliz.

¿DE DÓNDE VENIMOS?

Nos consideramos herederos de la que puede identificarse como la primera raíz de un centro de pensamiento y prospección política en la historia de Cuba, surgida también del seno de la Iglesia Católica, en otros tiempos de opresión y necesidad de liberación y visión de futuro. Al inaugurar la primera cátedra de educación ética y cívica de la historia de Cuba en el Seminario de San Carlos y San Ambrosio de La Habana, el presbítero Félix Varela, el que “primero nos enseñó en pensar” definió lo que, en nuestra consideración, debería ser la educación ética y cívica en el presente y en el futuro de Cuba:

“Yo llamaría a esta cátedra, la cátedra de la libertad, de los derechos del hombre, de las garantías nacionales… la fuente de las virtudes cívicas, la base del gran edificio de nuestra felicidad”… y en otro lugar dice: “Se trata de formar hombres de conciencia y no farsantes de sociedad… hombres que no sean soberbios con los débiles, ni débiles con los poderosos.”

([1]Varela, F. (1821) “Discurso inaugural de la Cátedra de Constitución” en el Seminario de San Carlos y San Ambrosio de La Habana el 21 de enero de 1821, aunque toma posesión de ella el 7 de enero de 1821. Cf. Obras, La Habana, Editorial Imagen Contemporánea, 2001, volumen II, p. 3. 

Con la inspiración de estas raíces, tenemos más de 25 años de experiencia y trabajo sistemático. Somos herederos y continuadores del extinto Centro de Formación Cívica y Religiosa (CFCR) (1993-2007) y de su revista Vitral-la libertad de la luz (1994-2007). Continuamos el “Itinerario de Pensamiento y Propuestas para Cuba” iniciado por el CFCR en 2005 hace 15 años y ya hemos celebrado seis Encuentros del C EC en la Isla y en la Diáspora para avanzar en ese Itinerario de Pensamiento para Cuba.

Primer Consejo de Redacción de la revista Convivencia

  • Dagoberto Valdés Hernández-Director
  • Virgilio Toledo López
  • Karina Gálvez Chiú
  • Belisario Carlos Pi Lago
  • Jesuhadín Pérez Valdés

Segundo Consejo de Redacción de la revista Convivencia
  • Dagoberto Valdés Hernández-Director
  • Virgilio Toledo López
  • Karina Gálvez Chiú
  • Jesuhadín Pérez Valdés
  • Maikel Iglesias Rodríguez

Tercer Consejo de Redacción de la revista Convivencia
  • Dagoberto Valdés Hernández-Director
  • Karina Gálvez Chiú
  • Jesuhadín Pérez Valdés
  • Maikel Iglesias Rodríguez
  • Henry Constantín Ferreiro
  • Rosalia Viñas Lazo
  • Livia Gálvez Chiú

Cuarto Consejo de Redacción de la revista Convivencia
  • Dagoberto Valdés Hernández-Director
  • Karina Gálvez Chiú
  • Maikel Iglesias Rodríguez
  • Henry Constantín Ferreiro
  • Livia Gálvez Chiú
  • Rosalia Viñas Lazo
  • Yoandy Izquierdo Toledo

Quinto Consejo de Redacción de la revista Convivencia (actual)
  • Dagoberto Valdés Hernández-Director
  • Karina Gálvez Chiú
  • Livia Gálvez Chiú
  • Rosalia Viñas Lazo
  • Yoandy Izquierdo Toledo