Sociedad Civil

¿Agenda normalizadora o una solución cívica en Cuba?

Armando Chaguaceda Noriega | 30 abril, 2022

Foto tomada de internet

El último año Cuba ha vivido un panorama convulso. A los efectos de la pandemia y la crisis económica se sumaron los eventos derivados del estallido social del pasado 11 de julio. En particular la represión interminable que mantiene sometidos a persecución, enjuiciamiento y prisión a cientos de cubanos. 790 según la Fiscalía, más de un millar según el monitoreo independiente de la sociedad civil. Un drama humano que no parece acabar, que abona a la estampida creciente de connacionales -en especial de jóvenes- que escapan a la desesperada a cualquier parte. Sean Nicaragua, Rusia, las selvas del Darién o las aguas del estrecho de la Florida.

La crisis múltiple -económica, demográfica, política y migratoria- no es nueva. Sus señales se veían hace tiempo. Son causadas por el agotamiento, material y moral, de un orden políticamente autoritario y productivamente atrasado. Sobre estas operan, de modo colateral, las dinámicas geopolíticas derivadas del prolongado conflicto entre los gobiernos de Cuba y EUA. Cualquiera con un mínimo de información y sentido común, con la capacidad para poder, saber y querer ver1, se da cuenta de lo que sucede.

Sin embargo, un sector de la intelectualidad estadounidense sigue cambiando el foco y la narrativa. Por militancia ideológica, interés personal o ingenuidad, estas personalidades culpan principalmente a factores externos -el gobierno y políticas de EUA- de la grave situación de la Isla. Cuando reconocen alguna responsabilidad de La Habana -esa cúpula que ha gozado por seis décadas de un control omnímodo sobre todos los recursos, personas y tiempos del país- en la crisis actual, suelen diluirla o subordinarla dentro de sus propios señalamientos a Washington. Con uno de estos intelectuales -especialmente solicitado en círculos académicos y políticos del establishment liberal estadounidense- intenté conversar sobre esos temas en la antesala del 11 de julio. Lo recupero ahora, preservando la identidad del destinatario, a modo de ejemplo de las posturas arriba mencionadas.

Viernes 2 de julio, 10.17 am

Profesor

He leído vuestra última columna de opinión, del mismo modo que sigo frecuentemente su trabajo periodístico y académico sobre el tema cubano. Como la pandemia nos impide reencontrarnos y sostener un diálogo sobre este tema, que desearía fuese posible de modo presencial, le dedico estas líneas. No suelo escribir tan extenso y directo a nadie que no sea amigos cercanos. Pero la importancia de sus palabras, en la opinión pública estadounidense ligada al tema cubano, me lleva a hacerlo. 

En su último texto evalúa la revisión actual de la administración Biden hacia la política hacia Cuba, leyéndola desde el punto de vista de una lógica supuestamente «pragmática», con foco en la política interna, con tintes electoralistas. Donde el temor a un veto de votantes cubanoamericanos signaría la reticencia de Biden a revisar algunas medidas de Trump. Parece Ud. desestimar cualquier responsabilidad de la otra parte en la actual parálisis de las relaciones bilaterales, así como en su impacto sobre la población cubana. Tampoco leo que considere que dicha revisión sea congruente con una agenda de privilegiar la defensa multilateral e integral de la democracia y los DD.HH., distinta al caos temperamental de Trump. 

Como entiendo que ninguna política exterior (ni doméstica) puede prescindir de un balance, en dosis distintas, entre lo pragmático y de lo normativo, veo en su aproximación un primer problema. Su enfoque «realista», no reconoce situaciones reales (derivadas de las acciones del gobierno cubano en los últimos años) que impactan los principios y margen de maniobra de la actual administración. Y que complican la situación hemisférica, en lo geopolítico y lo humanitario. Afectando cualquier comprensión de «los intereses nacionales de EUA»; los mismos a los que, según Ud., no contribuye la actual política de revisión cautelosa. 

El enfoque de su texto me parece, analítica y políticamente, limitado. ¿Es puramente temor al rechazo del electorado floridano lo que justifica la actual revisión de la política hacia Cuba? ¿Acaso el giro «halcón» de ese electorado (en especial de su sector joven y despolitizado) no revela un rechazo a la situación en la isla, aquello que afecta a sus parientes y sus propios derechos como emigrados, más que cualquier influencia ideológica del trumpismo? ¿No son para Ud. visibles acciones de la otra parte, que ponen en situación difícil cualquier intento de mejora en las relaciones bilaterales? ¿No ve, incluso, un patrón similar a la postura que siguen otros gobiernos aliados al cubano, como el nicaragüense o el venezolano, de patear cualquier mesa donde se planteen acciones serias para mejorar la situación bilateral, sin sacrificar la situación y derechos de la población cubana? 

¿Por que no considera que, ya durante la bien intencionada administración de Obama, el gobierno cubano incrementó la represión a todo activismo (incluidos los moderados que entonces apostaban por el restablecimiento de relaciones), paralizó las reformas (contra sus propios planes oficiales y el consejo de los economistas nativos) y auspició el atrincheramiento del régimen de Maduro, creando una crisis humanitaria regional? 

Por decirlo de modo simplificado: en las dimensiones cívica, económica y geopolítica, La Habana ha tenido una dosis fundamental de responsabilidad en la situación actual de sus relaciones con EUA. Responsabilidad que queda invisibilizada en su texto. Esta es una postura, por cierto, distinta a la del texto reciente donde menciona al movimiento San Isidro. Revise, pues, que ha pasado con esos artivistas (reprimidos, encarcelados, golpeados) en estas tristes jornadas. Y Trump no tiene nada que ver con ello. 

Atribuir al legado del trumpismo, con todo lo nefasto que haya podido ser (yo mismo he escrito sobre el tema anteriormente) para la política interna, exterior y el prestigio de EUA, ser el marco explicativo principal de la crisis que hoy afecta al cubano de a pie es, cuando menos, naive. Algo inexplicable dado su conocimiento y sofisticación.  

Quienes poseemos (como usted y yo) el privilegio de formación científica, acceso a la información y libertad de expresión de una sociedad abierta, podríamos adelantar una mejor perspectiva sobre la crisis cubana. Poniendo a su población en el centro. Y evaluando a la vez cómo lidiar con el principal responsable del deterioro de su situación actual. Tengo familia y amigos en la isla, la inmensa mayoría de sus problemas no deriva de restricciones consecuencia de las medidas de Trump. 

Podría hacerle una larga lista de dificultades cotidianas de quienes conozco, todas emanadas de la forma en que la élite cubana gobierna el país, utiliza los recursos disponibles y administra los derechos de la gente. Pero, para hablar de datos accesibles a cualquiera y como botón de muestra, revise lo que la Oficina Nacional de Estadísticas indicó del gasto en inversión hotelera durante 2020 (en plena pandemia) en detrimento del gasto social; evalúe las cifras (y modalidades) de represión a ciudadanos que exigen pacíficamente sus derechos y analice lo que señaló el Partido en el documento programático emanado de su último congreso. Nada de ello tiene que ver con «incentivos» o «restricciones» derivados del gobierno de Trump.  

Lamento mucho seguir viendo en parte del establishment de analistas de su país, posturas donde la población cubana parece mero paisaje. Una variable incómoda, a la que solo habría que aproximarse -e invocar- desde algo parecido a la caridad. Quienes piden embargos totales -sin correr su suerte- o hablan de relajar toda sanción a la jerarquía -sin asignarle la responsabilidad en la crisis nacional- comparten, paradójicamente, esa postura. Ignoran a las mismas víctimas que invocan, supuestamente en su defensa. 

Hay margen para una política más inteligente. EUA podría ahora mismo incluir a Cuba en la donación global de vacunas, restablecer los consulados y revisar las restricciones actuales (que, de hecho, no eliminan los montos que mayoritariamente llegan a las familias cubanas) el envío de remesas. Todo eso sería una postura humanitaria unilateral, que beneficia al pueblo cubano. Pero debería mantener y ampliar sanciones a funcionarios y entidades violadoras de DD.HH., así cómo impulsar multilateralmente una agenda de acompañamiento de toda la emergencia cívica en la isla. En especial la de jóvenes, afrodescendientes, mujeres y artistas, que ahora mismo están siendo criminalizados por querer vivir en un país digno de ser vivido. Sin emigrar ni exiliarse.

Es necesario revisar cualquier política que dañe al pueblo cubano, sin impactar a su élite. Pero invisibilizar la responsabilidad de esta última, en el mismo momento que La Habana amplía la restricción de derechos a sus ciudadanos (no solo por motivos políticos) y persiste en una política económica en medio de la contingencia sanitaria, es analíticamente endeble. Y cívicamente insolidario.

Atentamente

Armando Chaguaceda

Mi mensaje no recibió respuesta. Aunque mi interlocutor conoce la persona y obra de su remitente -hemos coincidido en un par de eventos y publicaciones- eligió ignorarlo. Pocos días después, a raíz del estallido social, lo vi acomodar el frame y la narrativa de sus intervenciones públicas, sin varias las tesis y, sobre todo, los objetivos normalizadores. Los cubanos que protestaban aparecieron en sus Op Edsjusto por ellos había que normalizar de prisa, para aliviar su situación económica. Que esos mismos pobres gritaran en las manifestaciones el viejo reclamo “libertad” y que el gobierno se las conculcara, de un modo más severo, tras el 11J no parecía relevante. Todas las soluciones se encontraban, principalmente, en Washington. Y allí había que dirigir los reclamos, los reproches y las propuestas.

Estos académicos foráneos -pares internacionales de los reformistas2 y tecnólogos políticos3 criollos- ven al pueblo cubano como una especie de paisaje de fondo. Una masa indiferente a los deseos y derechos de que disfrutan, de modo imperfecto pero real, los ciudadanos del hemisferio. Una masa la que habría que compadecer y, si acaso, aliviar con las migajas que, supuestamente, derivarían de una normalización incondicional4 entre los dos países. Normalización bajo la cual el gobierno cubano, apaciguado con inversiones y créditos, podría seguir en el poder sin ser importunado por su secuestro de los derechos ciudadanos.

Que se siga promoviendo semejante agenda normalizadora -de cara a la opinión pública y la diplomacia internacional- en esta coyuntura de presos, migración y pobreza rampante, es parte del problema. Un permanente esfuerzo de diálogo, debate o desconstrucción argumental dirigido a quienes compartan semejantes posturas, debía ser parte de la solución cívica. O, al menos, de un esfuerzo intelectual por sincerar las realidades y responsabilidades de todos los actores dentro del inconcluso drama nacional.  

Referencias

https://eltoque.com/la-ceguera-voluntaria

https://centroconvivencia.org/convivencia/derechos-humanos/7673/reformismo-intelectual-e-incidencia-politica-comentarios-texto-del-economista-pedro-monreal

https://www.cibercuba.com/noticias/2020-09-21-u207901-e191143-s27068-cuba-larga-vida-tecnologos-politicos

https://centroconvivencia.org/columnas-diarias/lunes-de-dagoberto/14988/normalizar-o-democratizar

 


Armando Chaguaceda Noriega.
Politólogo e historiador.
Especializado en procesos de democratización en latinoamérica y Rusia. Reside en México.