Viernes de Rosalia

¿Se están haciendo bien los cálculos?

Rosalia Viñas Lazo | 31 Mayo, 2019

Viernes de Rosalia

He leído diferentes artículos en el diario Granma y en CubaDebate acerca de la gestión que se está llevando en el país sobre la política de la vivienda y el atraso existente en la entrega de documentación finalizada que se tramita en las entidades estatales pertinentes.

Este es un tema que el presidente Miguel Díaz-Canel ha venido tratando y ha enfatizado en la necesidad de erradicar a lo largo del país dichas negligencias de la vivienda existentes. Según medios informativos, se van alcanzando logros significativos y se avanza para que dichas entidades estatales logren un máximo de efectividad en sus cometidos a lo largo del país.

Hace aproximadamente 4 meses tuve una penosa experiencia en Planificación Municipal en la provincia de Pinar del Río, que me hace dudar de la avanzada efectividad que se plantea en los medios oficiales. Ese día fui a recoger el resultado de un trámite del cual debía haber obtenido respuesta antes y no la tuve. Mientras esperaba llegó una visita del Consejo de Estado, al parecer sorpresa, y comenzó a preguntar al personal que esperaba ser atendido qué tipo de trámites estaban gestionando y qué tiempo llevaban en ello. Fueron muchas las quejas debido al tiempo que demora la tramitación de documentos, debido también al mal trabajo, mala atención y falta de información efectiva y el llamado y famoso “peloteo” que todos conocemos bien. 

Más tarde le preguntaron a la recepcionista si había algún bebedero donde la población pudiera tomar agua, a lo que ella respondió negativamente. Dijo que desde hacía 4 meses. Además preguntaron qué sucedía con la ambientación del lugar, y señalaron dos macetas que tenían restos de plantas muertas. Más tarde entraron a los diferentes departamentos de la entidad y después de un rato los vimos salir en compañía del director del lugar.

La visita había dejado encargada la solución de dos casos que llevaban largo tiempo en proceso y el propio director les orientó pasar. En ese momento algunas personas le hicieron preguntas al director y el respondió explicando que su personal laboral trabajaba mayormente en condiciones muy difíciles y con muchas carencias, y nosotros debíamos entenderlo, tener calma y paciencia.

No pude evitar preguntarle si esas mismas inquietudes se las había planteado a la visita, dado que era muy buena oportunidad para que sus planteamientos y sus preocupaciones por sus trabajadores fueran escuchadas. Pero que chasco me llevé cuando vi la expresión de su cara y su repentino silencio. A la visla visita no le dijo nada, se desahogó con nosotros. Hasta un punto puedo entender el actuar de este señor, ¿pero qué papel cumple realmente él en esta institución? ¿Qué resultados tiene una visita del Consejo de Estado que pasado 4 meses aún no hay un bebedero de agua y el atraso y mal trabajo continúa?

Sé los riesgos y negativas que conlleva para un cubano denunciar lo mal hecho y exigir sus derechos ante cualquier circunstancia, pero eso no puede ser motivo para dejar pasar lo mal hecho. Si el actuar de todos los directores de estas entidades y las visitas por parte del Consejo de Estado es igual, hay que sustituirlos urgentemente.

No puedo dejar de preguntarme si los resultados alcanzados en las diferentes provincias del país son reales.

 

 


  • Rosalia Viñas Lazo (Pinar del Río, 1989).
  • Miembro del Consejo de Dirección del CEC.

 

Ver todas las columnas anteriores