Miércoles de Jorge

CONTROL ADMINISTRATIVO VS INCENTIVOS ECONÓMICOS

Jorge Ignacio Guillén Martínez | 7 Agosto, 2019

Miércoles de Jorge

Las soluciones que demanda la economía cubana vienen indudablemente por el lado de los incentivos económicos y no por las medidas de control administrativo que atentan contra la propia lógica de la economía y contra las leyes naturales por las que esta se rige. No se puede avanzar con el freno pisado, no se logran los objetivos de crecimiento y desarrollo económico planteados y repetidos hasta el cansancio en el discurso oficial con medidas coercitivas que ahogan a la iniciativa privada, y que impiden el desarrollo eficiente y productivo de las propias empresas estatales y del sector privado.

La evidencia económica e histórica muestran cómo los controles administrativos se vuelven ineficientes en el largo plazo y cómo de una manera u otra, el mercado, la economía y sus designios naturales se imponen ante cualquier medida de control administrativo que ignore la naturaleza humana y la iniciativa individual. La libertad humana así como las leyes del mercado son realidades que se “cuelan” por la más mínima hendija, y corrompen -con el paso del tiempo- cualquier blindaje que intente frenarlas, por más fuerte que este parezca. Ignorar esta realidad, sería una inmadurez desde un punto de vista económico e implicaría también negar la realidad de la economía cubana en la actualidad.

Cuba vive uno de esos momentos en los que chocan con intensidad las fuerzas del mercado, la libertad e iniciativa privada y los decretos y mandatos administrativos que desde el poder, la politización e ideologización de la economía pretenden poner “orden” al modelo actual. El desarrollo del sector privado es un tema que cuenta con amplio respaldo a nivel nacional, tanto trabajadores privados como estatales han llegado a un punto de consenso en cuanto a los beneficios de este sector para gestionar bienes y servicios con mayor calidad y eficiencia que las empresas estatales, más allá de las preocupaciones sobre los elevados precios en algunos casos. Además de ello, la propia naturaleza del sector privado y los cambios que esta ha impulsado en la gente (mentalidades, maneras de gestión, formas de ver la vida económica, política y social del país, modo de relación persona-gobierno) son aliciente importante para su potenciación, estos factores hacen que exista el deseo e intento constante en muchos cubanos de encontrar soluciones, de manera que se pueda -a pesar de los controles y restricciones- desarrollar este sector de la economía.

Las políticas de congelamiento de precios para el sector privado es uno de esos ejemplos, junto a la reacción de algunos emprendedores cubanos. En la cuenta de Facebook del Doctor Oscar Fernández, profesor de la Universidad de la Habana, se ha publicado recientemente un comentario y una foto en la que se ilustra la manera creativa en la que la gente persigue la maximización de sus beneficios de manera legal a pesar de las restricciones de precios. Ahora, en lugar de venderse cerveza nacional en un bar de la Habana a 30 pesos que es el precio establecido por las regulaciones, se vende un combo de cerveza y vianda frita por 50 pesos. De esta manera, se evade la regulación de forma legal y se sigue vendiendo la cerveza a un precio mucho más cercano al precio de equilibrio dictado por la interacción entre oferta y demanda, pasándose legalmente por encima de la restricción que intenta imponer un precio topado a la cerveza. De manera similar se hace con otros productos y servicios en este establecimiento y en otros.

El ejemplo de los almendrones vuelve a venir al caso. Las rutas que tradicionalmente se hacían por 10 pesos cubanos hace unos años (Coppelia-Ceguera) ahora son prácticamente imposibles de realizar por menos de 1 CUC, es decir el precio a la larga subió más de la mitad debido a los topes de precio que inicialmente el Estado impuso por decreto. Una vez más las fuerzas del mercado, de la iniciativa privada y la libertad humana se imponen ante los intentos de manejar la economía mediante decretos en lugar de con incentivos y mecanismos indirectos que motiven, estimulen, promuevan en lugar de limitar, restringir, dictar, e imponer.

La realidad muestra una y otra vez por dónde y cómo ha de conducirse la economía cubana si verdaderamente interesa promover un desarrollo próspero y sostenible, la ciencia y los expertos en el tema una y otra vez se han estado expresando al respecto, demostrando con evidencia científica que la economía no funciona a base de decretos, que el mercado no se regula a la fuerza o atendiendo a criterios políticos, sino que es mediante una regulación basada en incentivos económicos como mejor se potencia la productividad y se alcanza la eficacia necesaria para desarrollar el país. Asumir o no estas realidades, es el reto para los decisores de la política económica en la actualidad.

 

 


Jorge Ignacio Guillén Martínez (Candelaria, 1993).
Laico católico.
Licenciado en Economía.

 

Ver todas las columnas anteriores