Jueves de Yoandy

Tres conceptos para una democracia de calidad

Yoandy Izquierdo Toledo | 13 Febrero, 2020

Jueves de Yoandy

Una de las asignaturas de mi Máster en la Universidad Francisco de Vitoria llevaba por nombre “Nuevos y viejos actores…” y nos proponía traer a debate temas de relevancia, articulando la democracia, sus modelos clásicos y contemporáneos, con la representación, la crisis de las instituciones y los fenómenos que relacionan a estas con los líderes políticos y la ciudadanía. Los tres bloques de estudio de la asignatura se pueden resumir a través de tres grandes conceptos que quisiera compartir hoy, a modo de diccionario. Ellos son: democracia, partidos políticos y populismo:

DEMOCRACIA

Concepto general

Régimen de gobierno caracterizado por la participación plena de todos los actores sociales en la vida pública, a través de los representantes electos en elecciones libres y equitativas. Tiene como principios rectores: la legitimidad que da el pueblo a través del sufragio universal; el respeto a la igualdad y la inclusión de la ciudadanía; la alternancia en la representación; la coexistencia de diferentes partidos políticos, movimientos sociales y/o plataformas ciudadanas; el control a través de la Constitución y las instituciones; y la exclusión de la violencia como método de acceso al poder.  

Concepto basado en sus clasificaciones

Sistema político donde el pueblo ejerce el gobierno a través de sus representantes elegidos de forma libre, directa, secreta y periódica. Responde a múltiples apellidos de acuerdo al análisis clásico o contemporáneo del término, destacándose que toda democracia es representativa. Es participativa cuando la ciudadanía forma parte del poder efectivo a través de las organizaciones de la sociedad civil.

Concepto basado en sus funciones

Régimen político en el que existe la responsabilidad de los gobernantes ante los gobernados basada en el poder de la ciudadanía a través de las instituciones y los mecanismos electorales que posibilitan la competencia libre, equitativa y plural. En él se cuenta con los recursos necesarios para la garantía de los derechos de libertad de asociación, libertad de expresión y otras libertades básicas de la persona, así como el respeto a otras alternativas políticas que denotan la diversidad y la inclusión.

PARTIDOS POLÍTICOS

Concepto general

Organizaciones que surgen como resultado del derecho a la libertad de asociación y constituyen el instrumento fundamental para la participación en el escenario político de un país. Contribuyen a la democracia en tanto representan los intereses de sus miembros, afiliados de acuerdo a sus bases y estatutos, orientan la voluntad ciudadana y promueven la participación en las instituciones mediante el desarrollo de programas, la presentación de candidaturas y el ejercicio electoral. Su objetivo es obtener el poder a través del voto democrático.

Concepto basado en sus clasificaciones

Grupo de personas que se organiza alrededor de un núcleo ideológico común, que se presenta a elecciones para llegar al poder y luego poner en práctica su programa político. No representan a toda la Nación, sino a una parte de ella, no son poderes públicos, ni órganos del Estado. Son expresión del pluralismo político en el Estado de Derecho y se clasifican de acuerdo a: la ideología que promulgan, el origen, la estructura organizativa interna, el tipo de pertenencia, los objetivos que persiguen, las actitudes frente a la sociedad civil y el compromiso con la sociedad.

Concepto basado en sus funciones

Organizaciones políticas que, en base a mínimos comunes consensuados entre sus miembros, ejercen la representación de los ciudadanos y aspiran al poder estatal. Instituciones que vinculan la figura del líder, la sociedad y el régimen a través de: la creación de canales de comunicación para el debate de la propuesta política, la participación en elecciones y presentación de candidatos, el mantenimiento en acción política a los miembros y simpatizantes, y la promoción de programas políticos con repercusión social. Existen en función de la sociedad, no de sus bases programáticas.

POPULISMO

Concepto general

Forma de articulación de determinados elementos en torno a la política que genera movimientos en la esfera pública y se presenta a través de dos dimensiones: la alteridad y la representación. En su relación con el otro recurre a la identificación de un enemigo del pueblo, dividiendo la sociedad en dos fuerzas antagónicas y estableciendo alianzas con los “excluidos”, mediante una ruptura fundacional para reescribir la historia desde una perspectiva personalista. En su dimensión representativa establece una relación directa con sus seguidores y a través de los medios, haciendo uso de un liderazgo carismático y sustituyendo el discurso político por uno moral, que genera vacío, crisis de la institucionalidad, limita la participación de la oposición, debilita el ejercicio de accountability y coloca a la política en un estado de conflicto permanente.

Concepto basado en el antagonismo

Fenómeno que se caracteriza por la antagonización de la sociedad de acuerdo a una “lógica de contenidos” que enfrenta a la mayoría (el pueblo), contra una minoría (la oposición y un enemigo externo construido). Puede presentarse como estilo de liderazgo, movimiento, partido, discurso o régimen que genera nuevas relaciones entre el Estado y la sociedad, y entre los diferentes actores sociales. Se basa en la figura de un líder que introduce al pueblo, hasta ahora ausente, en el discurso político y asume la representación de los excluidos. La tensión entre incluidos y excluidos no se resuelve definitivamente y provoca alteración o interrupción de la democracia.

Concepto basado en el carácter ambiguo

Forma particular de determinadas prácticas políticas, con marcado carácter ambiguo. Por un lado, se inserta a los excluidos, dominados, no representados, en el debate público; se exige el derecho al voto, a la libertad de expresión y asociación y se incluyen nuevos temas en las agendas políticas. Por otro lado, a través de la figura de un líder carismático se suprime cualquier intervención política de representación, se vulneran las instituciones, se anula el pluralismo y se cae en una etapa de conflicto en la política.

Concepto basado en su naturaleza diversa

Fenómeno complejo que de acuerdo a su naturaleza diversa se puede entender como un movimiento social, cuando establece relaciones entre líderes y seguidores, basadas en el entusiasmo colectivo. Es forma de política pública, cuando disuelve los límites entre lo público y lo privado. Es estrategia política, cuando busca el poder político, articulando nuevas concepciones socieoeconómicas basadas en la división y en la antipolítica. Es manifestación de la cultura política, cuando genera nuevas identidades socioculturales entorno a la categoría de pueblo. Es discurso ideológico, cuando predomina la semántica no política, sino moral entorno al líder, propiciando excesos de personalismos que conllevan a autoritarismos y, en general, disminución de la calidad democrática.

La elaboración de estos conceptos me sirvió de ayuda para organizar las ideas en torno a términos tan polémicos, tan ampliamente definidos, que en ocasiones nos puede costar sintetizar. Pero, sobre todo, me ayudó a entender mejor hacia dónde debemos caminar en la Cuba de futuro, con democracia real, instituciones fuertes y sin populismos de ningún tipo.

 


  • Yoandy Izquierdo Toledo (Pinar del Río, 1987).
  • Licenciado en Microbiología.
  • Máster en Bioética por la Universidad Católica de Valencia y el Centro de Bioética Juan Pablo II.
  • Máster en Ciencias Sociales por la Universidad Francisco de Vitoria, Madrid, España.
  • Miembro del Consejo de Redacción de la revista Convivencia.
  • Responsable de Ediciones Convivencia.
  • Reside en Pinar del Río.

 

Ver todas las columnas anteriores