Objetivos y Líneas de Trabajo

ÁREAS DE TRABAJO PERMANENTE 

El Centro de Estudios Convivencia trabajará permanentemente en 5 áreas para lograr el objetivo y la visión que nos hemos propuesto.

1. Área Educativa:

El analfabetismo ético y cívico que sufre el pueblo cubano requiere un esfuerzo sistemático de educación ciudadana.

El trabajo de esta área consistirá en:

  1. Descubrir las necesidades concretas de educación que existen en el entorno, realizando estudios y sondeos, así como escuchando las solicitudes de participantes.
  2. Aprovechar las oportunidades educativas que pueden encontrarse en expertos de dentro y de fuera del país y cuyos conocimientos y experiencias sean útiles para la educación cívica o para la especialización y fortalecimiento de profesionales.
  3. Ofrecer cursos y encuentros puntuales de educación según las necesidades descubiertas.
  4. Organizar eventos culturales de contenido histórico, artístico, literario, etc.
  5. Velar por que se utilice, para todas las modalidades de educación ofrecidas por el Centro, un método de educación para la libertad y la responsabilidad.

El Centro de Estudios Convivencia cuenta con 22 años de experiencia. De 1993 al 2007 desarrollamos ese programa de educación en el Centro de Formación Cívica y Religiosa de la Diócesis de Pinar del Río. Desde 2007 hasta hoy lo continuamos en el Proyecto Convivencia. En febrero de 2004, gracias a la colaboración de la comunidad cubana en el exilio hemos podido publicar el primer libro de texto de ÉTICA Y CÍVICA hecho en Cuba, por cubanos y para cubanos, en más de 60 años. Este manual para el estudiante y plan de clases para el educador consta de 14 cursos. Estos son: Somos personas, Somos familia, Vivimos en sociedad, Mi barrio: una comunidad, Reconstruir la sociedad civil, Valores Humanos, Derechos Humanos, Ética: mi proyecto de vida, Educación para la libertad y la responsabilidad, Somos trabajadores, Somos pequeños empresarios, Aprendemos economía, Somos universitarios y Aprendemos dinámicas de grupo.

2. Área de creación de pensamiento:

La creación de pensamiento es el área principal de trabajo de nuestro Centro de Estudios. Con ello se pretende sistematizar y promover el pensamiento que sirva a la nación cubana para adquirir cada vez mayores grados de desarrollo económico, político, social y el empoderamiento de cada ciudadano.

El trabajo de esta área consiste en:

  1. Organizar y animar encuentros que constituyan laboratorios de pensamiento alrededor de uno o varios temas que pueden ser: itinerarios de reflexión sobre ambientes como la economía, los medios de comunicación, la educación, la seguridad social, la salud, etc.; también pueden ser encuentros de análisis de situaciones actuales, de leyes nuevas o injustas; estudios y críticas a libros y otras publicaciones sobre el tema cubano.
  2. Participar en debates públicos sobre diversos temas relacionados con nuestro trabajo, siempre que contribuyan al enriquecimiento de la diversidad de opiniones y aporten propuestas que promuevan la convivencia pacífica y el desarrollo integral de la nación.
  3. Facilitar un proceso sistemático de estudios para construir consensos mínimos y propuestas para el presente y el futuro de Cuba, entre personas de la sociedad civil cubana de la Isla y de la Diáspora.
  4. Promover el vínculo entre cubanos de la Isla y de la Diáspora.
  5. Fomentar el convencimiento de que otra sociedad mejor -moderna, competitiva, con equidad de oportunidades, democrática y próspera- es responsabilidad de todos los cubanos.

3. Área de Comunicación:

Toda la actividad que se realice en el Centro de Estudios Convivencia, debe ser divulgada para su conocimiento por todos los que se interesen en el tema de Cuba y con el fin de interesar cada vez a más personas de buena voluntad que quieran colaborar. Además es importante la comunicación de las ideas y pensamientos emanados del Centro para que actúen como incentivo para el compromiso cívico de los cubanos y contribuyan a la esperanza en el cambio construido entre todos y para todos.

El contenido específico de esta área es:

  1. Recopilación de todos los criterios, opiniones, evaluaciones y sugerencias de los participantes en las actividades del Centro, sistematizarlas y publicarlas en un sitio web.
  2. Recopilar artículos para su publicación en la revista Convivencia.
  3. Publicar la revista Convivencia cada dos meses.
  4. Publicación de libros con el contenido de los itinerarios de reflexión o de autores convocados por el centro, a través de Ediciones Convivencia.
  5. Velar por el mantenimiento, en todas las publicaciones que se realicen, del estilo de comunicación y el perfil editorial decidido por la Directiva del Centro.
  6. Utilizar los servicios de los medios de comunicación que se ofrezcan, cuya seriedad y respeto estén probados, concediendo entrevistas, escribiendo artículos o con noticias sobre el trabajo del Centro.

4. Área administrativa:

Los recursos son un aspecto importante para desarrollar todas nuestras actividades. El Centro de Estudios Convivencia, es una organización sin ánimo de lucro, por lo tanto, todos los recursos que utilice provendrán de financiamientos ajenos a él, lo que merece un cuidado especial tanto en la elección de los proveedores como en el perfil de los costos y la eficiencia en la gestión.

El área administrativa tiene como contenido de trabajo:

  1. Garantizar la probidad y transparencia del origen y el uso de todo financiamiento.
  2. La elaboración de proyectos de financiamiento y su presentación a posibles donantes. Estos proyectos deben basarse en solicitudes de la Directiva del Centro justificadas por actividades o planes de las demás áreas o de microproyectos patrocinados por el Centro.
  3. Velar por la diversificación de las fuentes de financiamiento, según criterios decididos por la Directiva.
  4. La ejecución de los proyectos de financiamiento, exigiendo a cada área o microproyecto, informes parciales y totales, y velando por el uso racional de los recursos recibidos y asignados a cada actividad.
  5. Evaluar el uso eficiente de los recursos recibidos.
  6. Informar sistemáticamente a la Directiva del Centro sobre la utilización de los recursos financieros recibidos.
  7. Informar a los donantes cada vez que estos lo soliciten, así como organizar su recibimiento formal en caso de que estos nos visiten.

5. Área de relaciones públicas nacionales e internacionales:

Las relaciones con otras organizaciones de igual tipo y otras afines a la misión del Centro es un aspecto importante que debe asumirse con mucha responsabilidad. La transparencia y la discreción, el agradecimiento y la solidaridad, el respeto y la confianza, son características que deben prevalecer. El diálogo y el intercambio abierto y fraterno, así como la disposición a solucionar pequeños conflictos que puedan surgir, son principios que deben regir nuestras relaciones públicas.

El contenido de trabajo de esta área consiste en:

  1. Atender toda la correspondencia que se reciba y mantener informada a la Directiva, Consejo Académico y Consejo de Patrocinadores, sobre el trabajo del Centro, sus logros y dificultades, así como, sobre opiniones y solicitudes recibidas.
  2. Cuidar el estilo de las relaciones, para que no se conviertan en relaciones de dependencia o manipuladoras.
  3. Identificar personas, organizaciones, empresas, con las que de alguna manera es conveniente para la misión del Centro establecer relaciones y encontrar la forma de hacerlo.
  4. Actualizar una lista de personas y entidades con quienes vamos estableciendo relaciones de intercambio y emitir invitaciones para actividades y eventos.
  5. Velar por la participación del Centro, a través de uno o varios miembros, en actividades y eventos afines a nuestra misión, convocados por otras organizaciones nacionales o internacionales o personas privadas.