Cultura

CLAMOR DE GAIA O “DEL GÉNESIS AL APOCALIPSIS SEGÚN DANI”(II)

Dani Francisco Tejera Menéndez | 19 Junio, 2018

Foto de Yoandy Izquierdo Toledo.

SEGUNDA PARTE

LAMENTOS

  • Lamenta ver del fragmento
  • lanzado a vagar errante
  • contraído su semblante
  • por un cruel padecimiento
  • sin recibir tratamiento
  • al síndrome de ambición
  • causante de su aflicción
  • para que pueda el paciente
  • recuperar totalmente
  • la salud y la ilusión;

 

  • Que sus mejillas sonrientes,
  • perdido todo el encanto,
  • recorran gotas de llanto
  • porque seres indolentes,
  • las maravillas vivientes
  • que lograra procrear
  • hasta poder alcanzar
  • un notable desarrollo,
  • contra peligroso escollo
  • se pudieran estrellar;

 

  • Ver las células vivientes
  • que de los mares surgieron
  • y evolucionar pudieron
  • hacia las formas presentes,
  • por negligencias de mentes
  • escasas de raciocinio,
  • realizado el escrutinio
  • de tantas imprecisiones,
  • sometidas sin razones
  • al más ingrato exterminio;

 

  • Que los hijos de pangea
  • se encuentren amenazados
  • de perecer sepultados
  • en su desigual pelea
  • por auténtica marea,
  • no de sustratos y siales,
  • sino aguas superficiales
  • fruto del derretimiento
  • por el recalentamiento
  • de nuestras zonas glaciales;

 

  • Que al poderoso intelecto
  • inspire consternación
  • ver como su reacción,
  • fruto del sabio proyecto,
  • toma el camino directo
  • a morir en el regazo
  • por el terrible golpazo
  • de un moderno troglodita
  • en su cabeza bonita
  • con el insensible mazo;

 

  • Que todos los elementos
  • en la obra utilizados
  • resulten desperdiciados
  • por malos procedimientos
  • de quienes esos intentos
  • condenan a fenecer
  • con su incauto proceder,
  • su enorme concupiscencia,
  • su absoluta intransigencia
  • y sus ansias de poder;

 

  • Que la locuaz oradora
  • mire con indignación
  • la paulatina extinción
  • de su Fauna y de su Flora
  • y el buen estudiante ahora
  • al ver lo que se avecina
  • con gran devoción se inclina
  • esta vez para implorar
  • que lo vuelva a iluminar
  • otra luz, pero divina;

 

  • Que aquellos monstruos surgidos
  • en la jurásica era
  • algún poder destruyera
  • y se encuentren extinguidos
  • pero si fueron temidos
  • por su instinto destructor,
  • un nuevo depredador
  • existe más inclemente
  • del que nuestro Medio Ambiente
  • debe cuidarse mejor;

 

  • Que el líder a la confianza
  • no quiso corresponder
  • y pretende acometer
  • con una punta de lanza
  • para matar la esperanza
  • de aquel, que al formarlo quiso
  • ver cumplido el compromiso
  • de convertir tierra y mares
  • en apacibles lugares
  • donde hacer un paraíso;

 

  • Que los destellos lanzados
  • encontraran una grieta
  • y de muerte ultravioleta
  • estemos amenazados
  • al no ser neutralizados
  • por el protector aquel
  • causándole a nuestra piel
  • con perennes filtraciones
  • las agresivas lesiones
  • de una neoplasia cruel;

 

  • Que los cuerpos siderales
  • mantengan con perfección
  • esa circunvalación
  • sobre rieles orbitales
  • y ya no surjan mortales
  • como Newton, Galileo,
  • Copérnico, Ptolomeo,
  • para que pueda la ciencia
  • con talento y con paciencia
  • avanzar en su deseo;

 

  • Que la llamita surgida
  • tras aquella frotación
  • y fuera la solución
  • a un dilema de la vida,
  • pueda resultar temida
  • por su acción devastadora
  • si una mano salvadora
  • no acude para lograr
  • el siniestro sofocar
  • para bien de Fauna y Flora;

 

  • Ver la inmensa galería
  • de titilantes estrellas
  • donde radiantes y bellas
  • posan al morir el día,
  • por inicua felonía
  • a la vida y sus primores,
  • que inclementes desertores
  • a tan sublime delicia,
  • atacan con impudicia,
  • perder sus espectadores;

 

  • Que aunque a valles y dorsales
  • aquellos mares surgidos
  • permanezcan adheridos
  • por designios espaciales,
  • otros peligros letales
  • pendan a cada segundo
  • sobre la bola del mundo
  • sin piedad amenazada
  • por la criminal espada
  • de un Damócles iracundo;

 

  • las fructíferas venas
  • del atractivo paisaje
  • en su cadencioso viaje
  • ya no disipen las penas,
  • pues si alguna vez serenas
  • a diario lo recorría,
  • hoy no todo es alegría,
  • la fuente ha disminuido
  • porque el mundo está sumido
  • en preocupante sequía;

 

  • Que la vespertina brisa
  • sobre la afectada bioma
  • no vuelva a esparcir aroma
  • mientras los campos alisa
  • y una macabra sonrisa
  • ante el caos que se advierte,
  • para nuestra mala suerte
  • en constante progresión,
  • esboce sin compasión
  • el rostro vil de la muerte;

 

  • Ver cómo el hacha cortante
  • del ingenuo leñador
  • a ese mangle protector
  • hace caer trepidante
  • y el efecto penetrante
  • de las aguas codiciosas,
  • cuando las zonas boscosas
  • fueron por ella taladas,
  • las fronteras afectadas
  • invadir apetitosas;

 

  • Que los témpanos polares
  • podamos ver derretidos
  • y provoquen los temidos
  • incrementos de los mares
  • por los terribles pesares,
  • la angustia y el desespero
  • que nos causa ese agujero,
  • engendro letal del hombre,
  • conocido por el nombre
  • del efecto invernadero;

 

  • Que las nieves procedentes
  • de gélidas estaciones
  • no cubran más los faldones
  • a las cumbres prominentes
  • ni los atletas valientes
  • desde las grandes alturas,
  • sus desafiantes figuras
  • deslicen apresuradas
  • pues no tendremos nevadas
  • por altas temperaturas;

 

  • Que dentro del cloroplasto
  • donde labora tranquila
  • y encuentra la clorofila
  • para su función abasto,
  • debido al auge nefasto
  • que alcance la luz solar,
  • ya no pueda realizar
  • fotosíntesis nutrientes
  • para las plantas vivientes
  • con ellas alimentar;

 

  • Que los hombres codiciosos
  • sin respetar restricciones
  • le cercenen los pulmones
  • a esos bosques generosos
  • y al verlos estrepitosos
  • rodar, la desilusión,
  • nos invada el corazón
  • porque los troncos talados
  • constituyen atentados
  • a nuestra respiración;

 

  • Si el milagro de la vida
  • en otro mundo existiera
  • que acercársenos pudiera
  • una sonda conducida
  • y al ver la nuestra extinguida
  • notara que todo ha muerto
  • con profundo desconcierto,
  • muy contraído el semblante,
  • por entregarle el volante
  • a un conductor inexperto;

 

  • Que en lo profundo del mar
  • sus encantos naturales
  • convertidos en corales
  • no volvamos a admirar
  • ni podamos contemplar
  • al atolón subsidente
  • en busca del subyacente
  • rostro que a bajar lo invita
  • y después de la visita
  • resurgir tranquilamente;

 

  • Que aquellas tenues mañanas
  • en lugar de su frescura
  • muestren una nube oscura
  • de smog sobre las sabanas
  • porque imprudencias humanas
  • sustancias contaminantes
  • suelen arrojar constantes
  • sin comprender que su acción
  • puede causar la extinción
  • de todos los habitantes;

 

  • Que las precipitaciones
  • sobre llanos y maniguas
  • hoy resulten más exiguas
  • por las deforestaciones
  • y al morir las plantaciones
  • en lamentable desierto
  • se torne el florido huerto
  • donde la tierra brindaba
  • cada momento que actuaba
  • su productivo concierto;

 

  • Que desechos residuales
  • por fábricas expulsados
  • mantengan contaminados
  • nuestros frescos manantiales
  • y esas arterias fluviales,
  • en su trayecto hacia el mar,
  • contribuyan a dañar
  • el biótico ecosistema
  • sin saber que es un problema
  • fácil de solucionar;

 

  • Que las cumbres empinadas
  • Everest y el Chimborazo,
  • por el contundente mazo
  • también resulten dañadas
  • y aquellas capas heladas,
  • para siempre derretidas,
  • ya no mantengan vestidas
  • sus figuras deslumbrantes
  • con túnicas elegantes
  • de nieves endurecidas;

 

  • Que no vuelva la pradera
  • a exhibir todo su encanto
  • cuando la decore el manto
  • de una nueva primavera
  • ni realice su quimera
  • la florida plantación,
  • pues la perfecta visión
  • de la locuaz oradora
  • verá su Fauna y su Flora
  • morir sin resurrección;

 

  • Que jamás aquella flor
  • donde la naturaleza
  • un torrente de pureza
  • esparciera en su color,
  • por el lamentable error
  • del hombre y sus directrices
  • devenidas en deslices,
  • pueda en el campo reinar
  • con su belleza sin par,
  • su candor y sus matices;

 

  • Que nuestro fósil viviente
  • por desacato al Dios Cronos,
  • redimidos sus enconos
  • al enfrentarlo valiente,
  • deba fenecer vilmente
  • ante los crueles embates
  • de unos modernos orates
  • cuya falta de conciencia
  • no concibe la clemencia
  • en sus brutales combates;

 

  • Ver un halo de amargura
  • circundar todo el paisaje
  • donde ayer hubo un celaje
  • que anegaba su figura
  • y de la miel su dulzura
  • nuestros labios catadores,
  • cuando los recolectores
  • la castran del colmenar,
  • jamás vuelvan a probar
  • porque no tendremos flores;

 

  • Que pescadores villanos
  • con absoluta impudicia,
  • cegados por la codicia
  • tomen la concha en sus manos
  • de los confines lejanos
  • donde el mar quiso esconderla
  • y en su obsesión por venderla
  • con un movimiento brusco
  • sacrifiquen al molusco
  • para robarle su perla;

 

  • Ver la luz fosforescente
  • del noctámbulo cocuyo
  • esparcida con orgullo
  • por su diminuta fuente
  • con el destello atrayente
  • de hipnótico misticismo,
  • perder todo el magnetismo
  • para convertir insectos
  • en platillos predilectos
  • de su voraz organismo;

 

  • Que la fiebre del planeta,
  • debido a sus proporciones
  • y violentas convulsiones
  • al desastre lo someta
  • porque la creciente grieta
  • permite al rayo agresor
  • su veneno y su calor
  • expandir impunemente
  • sin que nadie le presente
  • un escudo protector;

 

  • Que los trinos emitidos
  • por las gargantas sonoras
  • de aquellas aves canoras
  • no alegren nuestros oídos
  • con arpegios aprendidos
  • en ese conservatorio
  • de variado repertorio
  • llamado naturaleza
  • donde esparciera su pieza
  • el aire circulatorio;

 

  • Que los salmones, atletas,
  • de grandes habilidades,
  • encuentren dificultades
  • para arribar a sus metas
  • pues el pescador, con tretas,
  • a lo largo del camino,
  • movido por el mezquino
  • sentimiento de lucrar,
  • no les permite llegar
  • a su anhelado destino;

 

  • Ver taimados cazadores
  • con instintos depredantes
  • de los nobles elefantes
  • tornarse perseguidores
  • por los precios tentadores
  • que en el mundo mercantil
  • suele alcanzar el marfil,
  • y de forma encarnizada
  • sacrifiquen la manada
  • con su proceder hostil;

 

  • Si los traviesos bufones
  • lograran sobrevivir
  • que nadie pueda aplaudir
  • en sus alegres funciones
  • al no existir condiciones
  • para el hábitat humano
  • porque el proceder insano
  • de la ¿civilización?
  • realiza una involución
  • hacia el principio lejano;

 

  • Que no exista ligamento,
  • crisálida, ni tejidos,
  • ni artrópodos, ni vestidos,
  • ni el viscoso filamento,
  • debido al gradual aumento
  • de nuestra temperatura,
  • obra de aquella fisura
  • por donde el rayo agresor,
  • con sus olas de calor
  • provoca la calentura;

 

  • Ver criminales arpones
  • con sus puntas lacerantes
  • de los cetáceos gigantes
  • penetrar los corazones
  • sin respetar restricciones
  • que apelan a la conciencia
  • de quienes con insistencia
  • tras ellos suelen correr
  • hasta llegar a poner
  • en peligro su existencia;

 

  • Lamenta que por efectos
  • de agentes intoxicantes
  • los aviones fumigantes
  • maten útiles insectos
  • entre ellos los más selectos
  • por sus alas primorosas,
  • que al sobrevolar las rosas
  • esbeltas, fragantes, bellas,
  • son confundidas con ellas:

 

  • las mutantes mariposas;
  • Que aunque se haya establecido
  • la veda en todos los mares
  • su número de ejemplares
  • se encuentre disminuido,
  • pues el manatí, debido,
  • a constantes colisiones
  • con torpes embarcaciones
  • en aguas de la Florida
  • paga con su noble vida
  • tan caras imprecisiones;

 

  • Y a todos estos lamentos
  • le debemos añadir
  • el afán por construir
  • mortíferos armamentos
  • con aquellos elementos
  • puestos a disposición
  • de la ciencia y la razón
  • para que la especie humana
  • disfrute una vida sana,
  • no para su destrucción.

 

(Fin de la 2da parte de tres. Continuará)

 


Dani Francisco Tejera Menéndez (Pinar del Río, 1940).
Especialista en cine latinoamericano.
Graduado de Español y Literatura.
Reside en Pinar del Río.