Cultura

ESCULTURAS MÓVILES QUE REVELAN MI UNIVERSO INTERIOR

Michel Antonio Torres Lobo | 16 Febrero, 2018

Michel Antonio Torres Lobo. Foto cortesía del autor.

En mi obra absorbo de la realidad, y la expreso a partir de la interpretación de las ideas reveladoras de mi universo interior, y de mis pensamientos. Me convierto en el puente comunicador de ilusiones, considerándome como viajero soñador en el abordaje metafórico, como expresión de mis necesidades espirituales. Proyecto desde mi visualidad personal la creación de piezas que son capaces por sí mismas de evidenciar ese derroche del ingenio y la inventiva como una acción más, recreada por un conjunto de distintas iconografías ya conocidas, pero que son manipuladas a mi antojo.

Apoyándome en la fantasía y en el reencuentro que emprendo con mis propios recuerdos infantes, me es posible idear y hacer realidad las quiméricas maquinarias que construyo tanto bidimensional como tridimensionalmente. En ellas establezco un juego semántico entre leyes físicas, mecánicas y de otras especialidades artísticas como el diseño. Cargadas de creatividad, añoranzas y otras características subjetivas, mis inventivas van a salirse del marcado contexto visual, dotándolas así de vida, agigantándolas con utilización alterada del recurso de la escala y trasladándolas de lo inverosímil a lo verosímil. Me considero con mi dibujo, un inventor de líneas que se entrecruzan entre sí, formando parte de las interesantes invenciones a las que añado diversas funciones, piezas que van a ser configuradas dentro de distintos conceptos por la variedad representativa e interpretativa relacionadas con los transportes tanto marítimos, aéreos y terrestres, ya que estos han formado parte imprescindible dentro de la posibilidad de viajar.

Apoyándome en la fantasía y en el reencuentro que emprendo con mis propios recuerdos infantes, me es posible idear y hacer realidad las quiméricas maquinarias que construyo tanto bidimensional como tridimensionalmente. En ellas establezco un juego semántico entre leyes físicas, mecánicas y de otras especialidades artísticas como el diseño. Cargadas de creatividad, añoranzas y otras características subjetivas, mis inventivas van a salirse del marcado contexto visual, dotándolas así de vida, agigantándolas con utilización alterada del recurso de la escala y trasladándolas de lo inverosímil a lo verosímil. Me considero con mi dibujo, un inventor de líneas que se entrecruzan entre sí, formando parte de las interesantes invenciones a las que añado diversas funciones, piezas que van a ser configuradas dentro de distintos conceptos por la variedad representativa e interpretativa relacionadas con los transportes tanto marítimos, aéreos y terrestres, ya que estos han formado parte imprescindible dentro de la posibilidad de viajar.

Fusiono en mi obra experiencias cotidianas guardadas en mi mente, con este mundo imaginario que he ido creando y desarrollando. Muestro así un enfrentamiento a lo cotidiano en cada momento, saliéndome de lo rutinario, común, dogmático que ya existe. Digamos que evado la norma. Así echo a andar todas esas utopías que me conciernen y las involucro con los recuerdos, que se mantienen vigentes a lo largo de toda esa retrospectiva objetual. Como ser humano, al igual que otros, he tratado de expresar mis anhelos y añoranzas a través de la utilización de mis dibujos y mis piezas. Dejo claro que mi verdadera afición es -por sus propiedades- este material, ya que llego a ofrecer una segunda oportunidad cuando lo reciclo en función de una obra de arte.

Refiriéndome a mi obra escultórica, se puede decir que se inscribe en el Movimiento de Arte Cinético, como esculturas móviles.

La expresión de movimiento está dada por la presencia de las ruedas, engranajes y otros métodos como la posibilidad de mover las hélices y trasladarse, en resumen, se trata de tomar en cuenta las posibilidades físicas y mecánicas incorporadas a las piezas.

La expresión de movimiento se revela mucho más por la vinculación mantenida con la línea de la relatividad científica mencionada anteriormente, y otra vertiente la encontramos en la expresión de la dinámica vital.

Para lograr mi obra utilizo lo que tenemos en el mundo que habitamos aunque muchas veces no nos demos cuenta de la presencia de esos objetos que nos rodean, los que utilizo en función de la creación artística.

Me interesa establecer con mi obra una exploración en el arte interactivo a través de las diferentes incógnitas que pueden derivarse de ella, aunque no se produzca la participación directa del público en su funcionamiento. Sin embargo, no soy ajeno a las motivaciones que puede provocar en cualquier sector del público, cuando decida tocarla, montarla y probarla. Tales actitudes en esas personas rompen el esquematismo existente en algunas piezas de galerías, me gusta cuando las personas disfrutan de mi obra e identifican sus satisfacciones con lo representado.

Me satisface como resultado del esfuerzo realizado y constituye un punto de mi carrera que aspiro continuar. La creación, la concepción poética, aborda necesidades de las personas al atravesar sus conflictos existenciales y cotidianos como viajar y se establece un juego de utopías y sueños que fungen como satisfacción de sus necesidades espirituales.

 


Michel Antonio Torres Lobo
Graduado en 2010 en la Academia Profesional de Artes Plásticas “Leopoldo Romañach” de Santa Clara, Villa Clara.
Actualmente estudia en el Instituto Superior de Arte (ISA) el quinto año de la carrera de Restauración, Conservación y Museología.