Viernes de Rosalia

Una opinión más sobre los médicos en Brasil

Rosalia Viñas Lazo | 17 Noviembre, 2018

Viernes de Rosalia

El pasado miércoles 14 de noviembre Cuba hizo oficial su salida de la misión “Mais Médicos” en Brasil, debido a que el gobierno cubano no aceptó las nuevas condiciones que puso el actual presidente de Brasil Jair Bolsonaro para dicho programa.

Dentro de las condiciones que expuso Bolsonaro, las más polemizadas entre la población cubana son:

  1. Los cubanos que quieran quedarse en Brasil recibirán asilo político si lo piden.
  2. Los cubanos ganan aproximadamente el 25 % de su salario.

La primera es un tema candente debido al flujo migratorio que se ha producido en misiones anteriores de cubanos en los diferentes ámbitos laborales. Actualmente son muchas las familias separadas producto a la ley impuesta por Cuba de no permitir la entrada de los llamados “desertores” al país hasta pasados 8 años. Entre la población se comenta que sin duda muchos de los médicos de la misión se acogerán al asilo político brindado, sin importar que deban revalidar su título o no porque, a pesar de las vicisitudes reales que viven las poblaciones marginadas en Brasil, tienen la posibilidad de buscar un mejor futuro que en Cuba. La falta de libertad y oportunidades en la Isla seguirá incrementando el número de familias divididas.

La segunda, como la primera, también ha causado buen debate en estos días, porque es injusto que el gobierno -según varias fuentes internacionales- se quede con el 75% del salario de los médicos. Algunos opinan que el gobierno, por su gestión a la hora de enviar personal capacitado a las diferentes misiones puede recibir un pequeño por ciento, pero nunca más de la mitad del salario que debieran recibir. Otros opinan que se les debe pagar el salario íntegro, tal como sugirió Bolsonaro. El tema del salario es sensible para cualquier cubano, dado los muy bajos sueldos que todavía oscilan entre 350 y 500 pesos que no alcanzan ni para comprar un par de zapatos, ni tampoco para comprar la canasta básica.

Sin duda Cuba vivirá la salida de nuevos hijos de su tierra, es inevitable, hasta que cambie lo que tiene que cambiar para mejorar la situación económica, social y política en nuestro País.

De cualquier forma, pienso que huir de los problemas nunca es la solución, expresarnos y exigir nuestros derechos y libertades es una condición humana que debe primar.

 


Rosalia Viñas Lazo (Pinar del Río, 1989).

Miembro del Consejo de Dirección del CEC.

 

Ver todas las columnas anteriores