Viernes de Rosalia

“Suerte para ustedes”

Rosalia Viñas Lazo | 9 Noviembre, 2018

Viernes de Rosalia

El pasado 6 de noviembre me presenté en el Departamento Técnico de Investigaciones de Pinar del Río para un nuevo interrogatorio, debido a que hace 3 meses y 6 días me encuentro bajo investigación por un posible delito de falsificación de documento público, acusación de la cual soy totalmente inocente. El único y verdadero delito por el que me encuentro envuelta en este caso es por formar parte de un proyecto maravilloso llamado, Centro de Estudios Convivencia (CEC), y por decir y defender lo que pienso y creo correcto.

Dentro de los métodos más visibles de represión en Cuba hacia los defensores de derechos humanos y hacia la sociedad civil independiente, se encuentra la implicación en delitos comunes por los que puedan ser procesados legalmente. En la mayoría de los casos son delitos fabricados o supuestos delitos cotidianos que no son más que modos de vida en la realidad que vive la Isla, pero que solo se aplican por decisión política. Violan sus propias leyes y usan métodos como el de destacar las miserias humanas. 

Comencé hablando de este último interrogatorio porque me sucedió algo que me conmovió mucho y de seguro a los familiares y amigos que me acompañaban también. Para dirigirme al lugar del interrogatorio tome un taxi, debido a que queda lejos de mi domicilio particular. El chófer era un señor de unos cuarenta y tantos años y al llegar al lugar, viendo a donde nos dirigíamos, nos dijo mientras nos bajábamos del carro: “Suerte para ustedes”. A lo que todos respondimos con un profundo gracias.

Qué frase y gesto tan humano tuvo este señor hacia nosotros, sin conocernos, sin saber por qué motivo nos dirigíamos hacia ese lugar, sin saber si somos los buenos o los malos, pero sí reconociendo directa o indirectamente lo que nos enseñó Dios, a amar y respetar al prójimo por sobre todas las cosas y a valorarnos por igual aún en las diferencias.

Cosas tan pequeñitas como esta frase me recuerdan siempre lo que aprendí de Dagoberto Valdés Hernández y de este hermoso proyecto del que formo parte, y es: creer en la fuerza de lo pequeño. No importa cuán minúsculo pueda ser algo o alguien, sino la fuerza y espíritu que pueda transmitir.

Desde que comenzó este proceso me he sentido tranquila, porque Dios me lleva de su mano, porque mi verdad es única e inquebrantable, porque tengo el apoyo de mi familia y amigos aún en las diferencias, porque siempre que publico en las redes lo nuevo que acontece en mi caso, recibo una solidaridad y apoyo incalculables. Ahora sumo la frase de este señor desconocido a mi historia y a mi fe.

Frases y gestos como estos, hacen en la lucha de cada cubano un horizonte, un mañana.


Rosalia Viñas Lazo (Pinar del Río, 1989).

Miembro del Consejo de Dirección del CEC.

Ver todas las columnas anteriores