Viernes de Rosalia

Buenas prácticas para asegurar nuestros datos

Rosalia Viñas Lazo | 19 Enero, 2018

Viernes de Rosalia

Cuba está experimentando diversos cambios en las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Sin duda estamos entrando en una era digital, a pesar de que vamos en gran desventaja con el resto del mundo y somos de los países con más baja penetración de Internet.

Son cada vez más los cubanos que utilizan dispositivos electrónicos como teléfonos móviles, computadoras y tabletas, en los que almacenan su información personal y en algunos casos también laboral y con estos mismos dispositivos se conectan a Internet, sin tener las medidas básicas de seguridad para proteger esta información de posibles intrusos.

Cuando se habla de tomar medidas de seguridad para proteger nuestros datos, muchos opinan que no es necesario, pensando que nadie se interesará por su información o diciendo: ¡Yo no soy ninguna figura pública! ¿Por qué interesarme por eso? o ¡Yo no tengo nada que esconder! Creo que es erróneo pensar así, dado que nuestros datos personales hablan por sí solo de quiénes somos, qué pensamos, qué queremos, con quién nos relacionamos y hasta cuáles son nuestras debilidades, detallando así un perfil completo de nuestra persona.

Son innumerables los casos de cibercrimen que han ocurrido y siguen ocurriendo, por lo que es vital tomar medidas que nos ayuden a disminuir o eliminar estos actos delictivos en la red. Los proveedores de servicios y los gobiernos juegan un papel fundamental en este proceso, pero los usuarios tienen que jugar el mismo papel, dado que es su información la que puede caer en manos de personas mal intencionadas y maliciosas.

Algunos consejos para mantener seguros nuestros datos pueden ser:

  • Establecer contraseñas robustas: en cualquiera de los dispositivos que utilices, ya sea tu computadora o tu Smartphone. Preferiblemente que no tengan ninguna relación con tu persona para que sea más difícil adivinarla (nunca pongas el nombre de tu hijo, de tu gato, o de tu peli favorita). Cambiarla cada cierto tiempo y no usar la misma contraseña para otros servicios. Que tenga 12 o más caracteres. Puedes combinarla con números, mayúsculas o símbolos para reforzarla. También existe la opción de usar un gestor de contraseña, el cual genera contraseñas aleatorias y las recuerdan por nosotros, pero debemos tener pleno conocimiento de cómo funcionan y tener una contraseña maestra que cumpla en esencia con lo antes explicado.
  • Cifrar el contenido de nuestro portátil o nuestro Smartphone: esto permite aumentar la seguridad de nuestros archivos mediante la codificación de estos, de manera que solo se pueda acceder a ellos a través de una clave de cifrado adecuado para decodificarlo. Esto ayudará para que nuestra información no este accesible para curiosos. En caso de pérdida o robo del equipo no será fácil acceder a la información. El cifrado también es una de las formas más seguras de comunicación para activistas de derechos humanos, periodistas y poblaciones amenazadas.
  • Hacer copias de seguridad de los datos más relevantes que tengamos: en caso de ruptura, de robo o pérdida de nuestros dispositivos, nos evitará un fuerte dolor de cabeza tener una copia de la información más significativa para nosotros.
  • Actualizaciones de los sistemas y las aplicaciones: deben estar actualizadas con las últimas versiones y parches de seguridad que brindan sus fabricantes. Las actualizaciones debemos de hacerlas de forma periódica, de lo contrario nos exponemos a riesgos como robo de información, pérdida de privacidad, falsificación de identidad, etc.
  • Usar VPN: le permite al usuario una mayor privacidad y seguridad al acceder a la red, ya sean públicas o privadas, dado que cualquier información que salga o entre al dispositivo del que nos conectemos a Internet se cifrará, garantizando una alta seguridad. Una VPN le permite al usuario conectar con un servidor en otro país y acceder a información como si estuviera físicamente en ese país.

Seguir estos consejos al pie de la letra no significa que estemos exentos de riesgos, pero sin duda dificulta las cosas para los que quieran acceder a nuestros datos sin autorización.

Otras buenas prácticas pueden ser:

  • Navegar en Internet a través de una ventana de incógnito, es una opción que te brindan los navegadores.
  • Borrar el historial de búsqueda y de documentos descargados.
  • No instalar aplicaciones sin saber para qué sirven o de dónde vienen.
  • Usar el sentido común.

En Cuba el único proveedor de telefonía y de Internet que existe hasta el momento es ETECSA, que es lo mismo que decir gobierno cubano, que es lo mismo que decir, control absoluto, por lo que no sabemos exactamente cuánto tiempo se almacenan nuestros datos, quiénes tienen acceso a ellos y para qué los usan, demostrando así, cuán cuidadosos debemos ser de nuestras buenas prácticas en línea.

Internet sigue siendo un mundo nuevo para los cubanos, descubrirlo con responsabilidad es una tarea de todos. El gobierno cubano tiene un rol importante que cumplir aquí y nosotros como ciudadanos debemos exigir conocimiento y transparencia de todos los cambios que se vayan dando.

Podemos asegurar nuestros datos en gran medida si realmente nos lo proponemos.

 


Rosalia Viñas Lazo (Pinar del Río, 1989).

Miembro del Consejo de Dirección del CEC.

 

Ver todas las columnas anteriores