Viernes de Rosalia

Él no dejó de soñar nunca

Rosalia Viñas Lazo | 15 Diciembre, 2017

Viernes de Rosalia

Él ha querido ser muchas cosas. Conocí su historia, la escuché de su boca y de boca de otros, la pensé absurda, exagerada, burda, pero la pensé, tal fue el caso que la terminé viviendo y hasta hoy, he sufrido en carne propia lo que creí incierto y exagerado.

Nació en un hermoso país, lleno de bellos paisajes, lindas playas, donde las razas se mezclan, el tabaco se respira y el aché se aprecia en el aire. Creció soñando que algún día todas sus aspiraciones se harían realidad, pero cada una de ellas se vio frustrada por el simple hecho de tener un padre maravilloso, que nació libre y creció libre, su mente siempre fue más avanzada que su época y su intelecto era un problema para los necios que controlan la corona.

Tuvo que irse de muchos sitios en los que quiso estar. Hablaban a sus espaldas un cúmulo de imbecilidades para que los ilusos las creyeran. Fragmentaron su hogar en pedazos y lo hicieron dudar por un momento si quería ser quien verdaderamente era.

Una decepción tras otra, desgarrando su alma soñadora, haciéndole creer que escapar es la mejor opción, haciéndolo creer que lo desconocido podría cambiar el hecho de ser quien es. ¡Qué bobo! Nadie escapa a su destino. No se puede cambiar el hecho de ser quienes somos, pero podemos ser más que eso, y él, se dio cuenta, creció, maduró, enfrentó sus miedos y luchó con desgarro por esos sueños que creyó quedarían congelados en el tiempo.

Los insulsos siguen controlando la corona, siguen jugando con las debilidades y las miserias de los que se resisten a ser sus marionetas. Pero él, está de pie, haciendo lo que más le gusta, soñando que tiene el balón en sus manos y por más que bote fuera de la cancha, siempre sale a recuperarlo. Es lo que tiene la herencia genética, que transmite las características de los individuos a sus descendientes.

Él no deja de soñar, eso me da esperanzas…


Rosalia Viñas Lazo (Pinar del Río, 1989).

Miembro del Consejo de Dirección del CEC.

 

Ver todas las columnas anteriores