Viernes de Rosalia

Consideraciones sobre el servicio nauta hogar de ETECSA

Rosalia Viñas Lazo | 6 Octubre, 2017

Viernes de Rosalia 

Después de escuchar tantas especulaciones con respecto al Nauta Hogar, al fin se hace oficial la noticia de que se extiende a otras cinco provincias cubanas desde el 29 de septiembre. Siento la necesidad de ser propositiva en cualquier circunstancia, pero aun así se hace difícil rescatar lo bueno de la noticia, que en este caso es ‟de nada, algo”.

Leí en CubaDebate.cu que el estudio de la prueba piloto realizada en la Habana Viaja desde diciembre de 2016 hasta febrero de este año, arrojo como resultado estas nuevas ofertas del Nauta Hogar y me pregunto: ¿Realmente se hizo un estudio de esta prueba piloto? ¿Había personal calificado en la misma? ¿Quién dio la última palabra?

Los servicios que brinda la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA), deben tener como objetivo fundamental, satisfacer las necesidades de sus usuarios. Vale preguntarse si realmente cumple con esa función.

La propuesta de conectividad debía brindarse no solo mediante la telefonía fija, sino también a través de la telefonía móvil 3G que es la que funciona actualmente en la Isla. La telefonía móvil tiene una gran demanda por parte de la población, cuenta con una buena infraestructura, es una tecnología más moderna y barata, permitiendo así un mayor acceso a Internet.

Las tarifas del servicio son escandalosas. El cubano promedio no puede pagar ni las necesidades de la canasta básica, las que sobrepasan con creces los ingresos mensuales. ¿Qué podría quedar para contratar este servicio?

Encima, si lograras ahorrar, solo te permiten contratar 30 horas al mes (que no son acumulativas). En 30 días contamos con 720 horas y para ser más exactos restamos las de sueño tomando como dato 6 horas al día, nos quedan 540 horas y de estas solo podemos disfrutar del servicio 30, las 510 horas restantes no existen para los que contratan este servicio. ¡Cómo pensar siquiera en que se pueda acumular!

La seguridad y privacidad de nuestros datos es de vital importancia, sobre este tema no se expresa nada y es sustancial que los usuarios conozcan los riesgos y debilidades que pueden encontrar en la red.

El acceso a Internet en Cuba está siendo un proceso doloroso y tardío, lleno de insuficiencias y privativas por parte del gobierno. Es inevitable que el acceso llegue a los cubanos y que los servicios se amplíen de manera más asequible y menos regulada, es una necesidad el acceso a la información y tenemos que defender ese derecho.

 


Rosalia Viñas Lazo (Pinar del Río, 1989).
Miembro del Consejo de Dirección del CEC.

 

Columnas anteriores

29 septiembre 2017│Internet un instrumento de opinión alternativa para los cubanos

22 septiembre 2017│Una historia curiosa sobre el Internet en Cuba

1 septiembre 2017│La protección del medio ambiente

18 agosto 2017 │Los sinsabores del Internet en Cuba