Miércoles de Livia

La virtud del juez

Livia Gálvez Chiú | 27 Septiembre, 2017

Miércoles de Livia

“No se puede ser juez y parte” dice un viejo refrán con el que concuerdo plenamente. Es que resulta verdaderamente difícil emitir de forma imparcial un juicio justo cuando se está de alguna manera involucrado en una situación a resolver. En materia de Derecho, el juez tiene una responsabilidad de gran envergadura: impartir justicia haciendo cumplir la ley.

El deber del juez es asegurarse de que se cumpla la ley. Cuando la ley coincide con la justicia, es muy fácil decidir. Ahora, cuando una ley es injusta, ¿cómo actuaría un buen juez? ¿Cómo maneja su conciencia si esta se debate entre hacer cumplir la ley y hacer justicia?

Es cierto que la ley es de obligatorio cumplimiento y una de las funciones de los jueces es velar por ello. Pero también es verdad que la virtud del juez es ser justo. ¿Cómo hacer valer la justicia haciendo cumplir una ley injusta? El juez tiene entonces que debatirse entre cumplir su deber o actuar virtuosamente.

No tengo la respuesta, pero si algo he aprendido en la vida es que siempre se puede escoger, no las circunstancias, pero sí la actitud ante estas.

 


Livia Gálvez Chiú (Pinar del Río, 1971).
Licenciada en Contabilidad y Finanzas.
Miembro del Consejo de Redacción de Convivencia.
Reside en Pinar del Río.

 

Columnas anteriores

20 septiembre 2017│Asumir responsabilidades

15 septiembre 2017│Irma y los cubanos

6 septiembre 2017 │El nuevo curso escolar

30 agosto 2017 │Tener compasión: crecer en humanidad

23 agosto 2017 │Un jarro de agua fría para los emprendedores cubanos

16 agosto 2017 │ Lenguaje confrontativo: regreso pretexto