Miércoles de Jorge

Agentes ¿del orden?

Livia Gálvez Chiu | 27 Diciembre, 2017

Miércoles de Livia

En mi pequeña ciudad hay muchos policías en las calles. No conozco bien las razones, pero debe ser necesario. La gente comenta en las esquinas que “la cosa no está buena”… y yo lo sé, pero también sé que hay un montón de cosas que atentan contra “la cosa”. Puede ser el descontento popular, el nivel de delincuencia, el aumento de las “ilegalidades”. Todo puede ser causa de que haya un gran cuerpo policial desplegado por toda la ciudad, o mejor dicho, por sus zonas más céntricas.

Pero resulta que en ocasiones, estos, supuestamente agentes del orden público, se comportan como si fueran agentes del desorden. Los he visto caminar por las calles piropeando mujeres y hablando a gritos, e incluso haciendo gestos groseros. Es gravísimo, porque en el caso de que sea necesaria la intervención policial, esta dista mucho de ser como debe: impecable. La existencia de leyes injustas en nuestro país, complica aún más la situación de los ciudadanos cubanos, pues cualquier persona se puede ver envuelta en una situación legal “incómoda o desesperada”, por llamarlo de alguna manera. Son muchas las historias.

Se han hecho muchos comentarios de humor sobre el nivel de escolaridad de los policías o su falta de preparación. En el momento a lo mejor reímos, pero más tarde, en la vida cotidiana, en nuestras vivencias, todos somos afectados, y en algunos casos, se llega a vivir una verdadera pesadilla. No es de risa, es una triste realidad que vivimos a diario, pues la policía tiene la obligación de garantizar el orden y la seguridad ciudadanos, entre otras cosas.  

Hay mucha tela por donde cortar en un asunto tan serio como este. ¿De quién es la responsabilidad? ¿Cómo es el proceso de formación de los agentes del orden en Cuba? ¿Qué requisitos se tienen en cuenta? ¿Cuán seguros estamos como ciudadanos con policías así? El Estado cubano debe darle solución a este grave problema y no debe demorar, pues si las consecuencias más inmediatas son graves, imaginemos qué nos espera más adelante.   

 


Livia Gálvez Chiú (Pinar del Río, 1971).
Licenciada en Contabilidad y Finanzas.
Miembro del Consejo de Redacción de Convivencia.
Reside en Pinar del Río.

 

Ver todas las columnas anteriores