Martes de Karina

¿Cuándo y cómo se descongelará el trabajo por cuenta propia?

Karina Gálvez Chiú | 30 Enero, 2018

Martes de Karina

En agosto del pasado año, se congeló la concesión de permisos para trabajar por cuenta propia en diversas actividades, de hecho, las más practicadas por los cubanos. Al mismo tiempo que se cerró la posibilidad de obtener nuevos permisos, se anunció que el cierre sería por poco tiempo, para reorganizar lo que estaba dispuesto en la ley, porque, según dijo en aquella ocasión, Marta Elena Feitó Cabrera, viceministra primera de Trabajo y Seguridad Social, se cometían muchas ilegalidades e irregularidades en la práctica de la actividad por cuenta propia.

Y han pasado 5 meses, un fin de año y una asamblea del poder popular y no se ha abierto nuevamente la concesión de permisos para trabajar por cuenta propia. Se ha dicho que se integrarán actividades, lo que equivale decir que algunas las más sencillas, tienden a desaparecer y parece que se apostará nuevamente a los antiguos “consolidados” que nunca fueron eficientes. Pero además de eso, la gente espera y comenta. Los comentarios son preocupantes porque todo es negativo. No se esperan nuevas posibilidades o nuevas regulaciones favorables a los que trabajan e invierten. Dicen, por ejemplo: que se cerrará la posibilidad de tener varias patentes, que no se puede trabajar si no es en el lugar en el que resides, que no se pueden contratar trabajadores. Todo lo que especula representaría una vuelta atrás en la oportunidad de trabajar de forma privada.

Tal como la situación económica se ha mostrado en las cifras y los pronósticos oficiales, no sería bueno para Cuba que disminuyan también los aportes que, sin dudas, hacen los trabajadores por cuenta propia a la oferta, la dinámica económica, la imagen del país. O que disminuya la cuota de alegría que reporta tener la posibilidad de invertir en un negocio propio y la expectativa de prosperidad (por poca que sea) que eso genera.

Esperamos pacientemente, pero esperamos también que lo que la gente dice, solo sean ideas prejuiciadas de algunos. Los cambios en las regulaciones del trabajo por cuenta propia que convienen al país no pueden ser perjudiciales para sus ciudadanos. Si el gobierno cubano actual o el que tendremos después del 19 de abril, quiere elevar el nivel de vida de los cubanos y mejorar los índices económicos, no cerrará las posibilidades del trabajo por cuenta propia.

Nuevas medidas de cierre y podremos decir que los cubanos no somos prejuiciosos, sino que el gobierno cubano nuevamente intenta ocupar todos los resquicios de la vida económica sin dar el espacio a la iniciativa personal al que tenemos derecho. Y será muy difícil comprender que ese cierre sea para nuestro beneficio, por más que las autoridades competentes lo expliquen.

Para resolver el problema de las irregularidades y los incumplimientos, la solución no puede ser cerrar.

 


Karina Gálvez Chiú (Pinar del Río, 1968).
Licenciada en Economía.
Fue responsable del Grupo de Economistas del Centro Cívico.
Es miembro fundador del Consejo de Redacción de Convivencia.
Reside en Pinar del Río.

 

Ver todas las columnas anteriores