Lunes de Dagoberto

Misiones de la prensa según José Martí

Dagoberto Valdés Hernández | 18 Diciembre, 2017

Lunes de Dagoberto

Muchos leen la prensa, oficial o alternativa, buscando noticias, denuncias, inmediatez. Y esto es muy bueno y constituye una parte importante de la prensa. Sin embargo, reducir las misiones de la prensa a esta parte de su cometido es considerarla solo como un narrador del presente. Y lo es, pero no únicamente.

La prensa se extiende por los tres tiempos de la existencia humana y social: sirve para testificar del pasado y aprender de él. Sirve para ser cronista del presente y tomar la temperatura de la opinión pública y contribuir a crearla. Sirve también para vislumbrar el futuro, preverlo, que es curarlo.

He encontrado un sólido artículo de José Martí, apóstol de nuestra independencia, maestro y periodista, en la Revista Universal de México, publicado el 29 de julio de 1875. He aquí un fragmento en que describe las misiones de la prensa:

“No es el oficio de la prensa periódica informar ligera y frívolamente sobre los hechos que acaecen, o censurarlos con mayor suma de afecto o de adhesión. Toca a la prensa encaminar, explicar, enseñar, guiar, dirigir; tócale examinar los conflictos, no irritarlos con un juicio apasionado; no encarnizarlos con un alarde de adhesión tal vez extemporánea, tócale proponer soluciones, madurarlas y hacerlas fáciles, someterlas a consulta y reformarlas según ella; tócale, en fin, establecer y fundamentar enseñanzas, si pretende que el país la respete, y que conforme a sus servicios y merecimientos, la proteja y la honre.”

“Tiene la prensa periódica altísimas misiones; es la una explicar en la paz, y en la lucha fortalecer y aconsejar; es la otra hacer estudio de las graves necesidades del país, fundar sus mejoras, facilitar así la obra a la administración que rige, y ya que tantas graves cuestiones preocupan en una nación que asciende de una situación vacilante y anómala, a la de tierra dueña y libre, ayude la prensa periódica a los que gobiernan, señalando y presentando estudiadas las cuestiones que han menester más seria y urgente reforma. La prensa no es aprobación bondadosa o ira insultante; es proposición, estudio, examen y consejo” (Martí, J. Obras Completas. Volumen 6, p. 263).

Excelente guía ética para que cada ciudadano, de cualquier país, tenga herramientas para evaluar la prensa que lee, o en la que trabaja, sea oficialista o independiente. Al mismo tiempo que constituye una explícita relación de deberes para quienes hacen la prensa.

Por lo que nos toca, algunos preguntan o, incluso, interrogan, por qué Convivencia es también centro de estudios que propone visiones, estrategias y acciones para el futuro de Cuba, por qué brinda cursos de formación ética y cívica, publica columnas de opinión, analizando, explicando, enseñando, a veces con mayor o menor carga didáctica, por qué Convivencia tiene esa línea editorial, convertida en goteo constante o lluvia de ideas, para proponer y proponer sobre todo o casi todo.

Pues bien, no hay nada oculto ni disfrazado. Aquí les dejo la respuesta, magistralmente resumida en esta cita de José Martí, que es fundamento e inspiración de nuestro proyecto que aspira a ser un modesto esfuerzo ciudadano continuador del proyecto de nación de Varela y Martí, de El Habanero y de Patria. He aquí un resumen en infinitivo, ¿por qué asombrarse o sospechar? Es magisterio martiano, ni más ni menos:

“Encaminar, explicar, enseñar, guiar, dirigir; examinar los conflictos, proponer soluciones, madurarlas y hacerlas fáciles, establecer y fundamentar enseñanzas, hacer estudio de las graves necesidades del país, fundar sus mejoras…”

Hasta el próximo lunes, si Dios quiere.

 


Dagoberto Valdés Hernández (Pinar del Río, 1955).
Ingeniero agrónomo. Premios “Jan Karski al Valor y la Compasión” 2004, “Tolerancia Plus” 2007, A la Perseverancia “Nuestra Voz” 2011 y Premio Patmos 2017.
Dirigió el Centro Cívico y la revista Vitral desde su fundación en 1993 hasta 2007.
Fue miembro del Pontificio Consejo “Justicia y Paz” desde 1999 hasta 2006.
Trabajó como yagüero (recolección de hojas de palma real) durante 10 años.
Es miembro fundador del Consejo de Redacción de Convivencia y su Director.
Reside en Pinar del Río.

 

Ver todas las columnas anteriores